22 October 2007

Rata Monstruo y Los Niños Castrosos

Me pinche ultra cagan este par de consentidos niñitos vecinos de enfrente a quienes de cariño llamo "niña palo" y "niño gordito", porque verán, ella es flaquita tilica y el es gordito panzón. Lo sé, soy un cabrón pa los apodos.

Niña Palo va a crecer y convertirse en una de esa Adolescentes Palo que ves trabajando en algún Starbucks sintiéndose lo más chingón del mundo porque usan muchas pulseras de colores y playeras de bandas viejas que ya nadie escucha como Mocedades u Oingo-Boingo o mamadas así.

Niño Gordito va a crecer para convertirse en Señor Gordote con asma y problemas de colesterol. Niñitos lo van a señalar cuando entre al super y decir así como "Mami, ese señor está GORDO!", pero los niños probablemente también estén gorditos, entonces es como irónico y la mamada.

The circle of life.

Pero hoy los feos, irresponsables, y probablemente no-equitativos-a-la-hora-de-repartir-la-comida padres de Niño Gordito y Niña Palo les compraron un PINCHE perrito que consiguientemente llamaré "Rata Monstruo", porque es una madrecita castrosa y ya saben, continuando con el espectáculo de mi habilidad para los apodos.

Salgo ayer de mi casa en camino al tec y encuentro a esta patética excusa por can haciendo hoyos en mi jardín. Bueno, el cuadrito de pasto de la banqueta donde hay un árbol, pero aún así.

"Pinche rata superdesarrollada!" exclamo, aventándole un bote de basura de los vecinos, "uschale de mi propiedad o le llamo a Greenpeace!" Greenpeace protege mucho los cuadritos de pasto banquetales estos días.

Y en eso salen Niña Palo y Niño Gordito de quien sabe donde, tratando de proteger a su Rata Monstruo.

"No puedes aventarle cosas a nuestro perrito!" grita Palo.

Sonreí y asentí, entiendo lo que sucedía.

"Aaaah, con rapinchezón!" comento caminando hacia ellos. "Ustedes, par de accidentes con condones caducos, tienen ahora un perrito, eh?"

"Sí. Nos lo compró mi papá." la niña contesta retadoramente.

"Bueno, yo nomás les digo..." comienzo amablemente, "mantengan a su pinche cosa lejos de mi cuadrito banquetal o les juro por el osito bimbo que saco un pinche machete y lo pinche DECAPITO!" termino gritando.

Niño Gordito se suelta a llorar.

"Si, empieza a lamentar su muerte desde ahorita, porque si ese pinche tlacuache bodeguero escarba un pinche hoyo más... haré ese hoyo su pinche tumba! Y me vale madres que tan poco profundo sea, voy a dejar las pinches patas saliendo de la tierra como un recordatorio constante de que NO SON PINCHES DUEÑOS DE LA CUADRA!"

"Nuestro perrito puede hacer lo que quiera!!" Me grita Niña Palo.

"Tu perrito se va a ir directo al infierno perruno si lo agarro." declaro.

Y entonces al día siguiente..

Camino hacia mi coche y que piso?

MIERDA CANINA.

Mento madres pa mis adentros y hago un rápido chequeo visual y, sip, mierda de perro. Y la pisé.

Volteo hacia la casa de los vecinos con problemas alimenticios contrarios y murmullo: "Hoy serán testigos de los talentos del Maestro Supremo. " me doy la vuelta hacia mi casa. "Culeros.", agrego.

Ya en mi casa saco una bolsa de plástico y la uso como guante. Salgo de nuevo y usando mi astuto recoge cacas, recojo toda la caca y marcho hacia la casa de los vecinos desconsiderados compra ratas.

Toco la puerta y la Señora Mamona abre. No le caigo bien porque amenacé a sus chilpayates un par de veces y como que me odia. Supongo no se da cuenta que tiene a los peores hijos en la historia de los peores hijos; probablemente porque es una mala madre.

"¿Que quieres?" me pregunta seria.

"Quiero que llame a sus hijos para que les parta la madre con mis habilidades kickboxeras.", contesto.

"Alejate de mis hijos!" comenta con expresión de sorpresa.

"Ah, así que quieres combatir en lugar de tus hijos?", pregunté. No contestó, probablemente porque no sabría ni lo que es honor en el combate. "Así sea."

Tomé un paso hacia atrás.

"Voy a llamarle a la policia." dice ella.

"Contempla el regalito que me dejó tu perro!" exclamo, y entonces le doy una cachetada con la bolsa de caca. "Toma!!"

Y entonces continué con mi combo tradicional, la Cachetada de Cuello de Flamingo y luego un clásico Torniquete Morado, estilo Vietnam, obvio.

Y entonces como que me desvié de mi secuencia usual, porque no es como si esto fuera un torneo ni nada. Una variación de este combo me dejaría abierto a un contra-ataque Pierna Muerte o incluso el más arriesgado Muerte-Por-Mil-Patadas-En-La-Entrepierna, pero ella no sabía eso.

Así que cambie al estilo Chimpancé Volador (fue una transición malona, estoy fuera de práctica) y procedí a partirle su madre con una bastante aburrida alternación entre el Codazo Equidna y el Porfirio Diaz... intenté hacer el Porfirio Diaz estilo Vietnam también, pero apenas empecé a practicar ese tons salió medio feo.

Así que ya tomando todo en cuenta, ignorando el descuido de las transiciones entre estilos oxidadonas, diria que aplique un 80% de mis habilidades cuando me madreé a esa ama de casa. Tenía ella poca técnica y apenas y se concentró.

Si hubiera sido combate ritual, el Señor del Juego le hubiera dado dos pulgares hacia abajo y hubiera tenido derecho a aventarla a un volcán activo... pero no era combate ritual.

Perra suertuda.

3 comments:

Anonymous said...

eres una mala y fea persona...casi me corren de la biblioteca por soltar la carcajada......... llego una mujercita con un acento inentendible a decirme lo que supongo que fue algo como "callate imbecil"...no le entendi...

ElMulder said...

A mí me cagan todos los pinches perros, hagan hoyos en mi patio o no, pise sus cacas o no, me ladren o no, los vea o no.

Pinches perros. Con los niños generalmente la llevo chingón, voy a ser buen papá (estoy escuchando ofertas, señoritas).

Tepocata said...

"Ah, así que quieres combatir en lugar de tus hijos?" .... jajajaja XD no mames! Eso si que es Honor Chingao!
Si fuera un potentado japonés Feudal a huevo que te contrataba como Samurai!
jajajajajajaja...

No se por qué el motivo que me causa más risa es imaginar la cara de la Doña-Juriquense-Desayuno-en-el-Hacienda-Jurica-todos-los-días.... jajajajaja.

Ya, basta.