07 July 2009

No, Don't Shake Me

Dormir. Un verbo que es parte intrínseca de nuestra psique cultural e incluso biológica. Todos dormimos, todos dependemos de esa ley universal que dicta que la energía no puede crearse de la nada. No... si queremos estar activos y despiertos durante el día tenemos que sacrificar un tercio de él estando inconscientes.

Tal vez babeando.

Uno pensaría que tal no-actividad, siendo absolutamente necesaria para el buen funcionamiento de, y'know, nuestra mera existencia, sería algo natural que viene sin complicaciones ni dificultades. Como orinar. Tienes la vejiga llena? Vaciala. Tienes sueño? Duerme.

Pero no. Soy uno de los desafortunados ciudadanos de la sociedad insomne. Para mi dormir es un lujo. Siempre lo ha sido. Estando completamente sobrio y sin los efectos de algún narcótico, el mero hecho de acostarse, cerrar los ojos y quedar inconsciente me resulta tan inverosímil como tomar una guitarra e instantáneamente eyacular el Concierto de Aranjuez. Mientras canto Bohemian Rhapsody. Y bebo cerveza. Y recibo sexo oral.

Mi analogía me resulta ahora preocupantemente atractiva.

En que iba? Ah si. No duermo. Nunca he sido bueno durmiendo. Puede ser la noche del día más difícil (hard day's night indeed) en la que, exhausto y débil, no deseo nada más que el dulce alivio de la inconsciencia. Cerrar los ojos y no saber de nada ni nadie hasta que me despierte aquella hipotética mujer que disfruta darme sexo oral mientras canto Queen, toco música clásica y bebo cerveza... de preferencia con más sexo oral. Pero no. Fuera de que la hipotética mujer no existe, el que mi cerebro decida soltar las riendas y dejarle el control a mi subconsciente por una noche es un ejercicio en futilidad.

Sucede a medias si bien me va. Unas cuantas horas antes de que amanezca y la sociedad me fuerce a dejar el tibio abrazo de mis sabanas. Antes no. Para mi dormir es ese cruel estado que me deja letárgico y lento en esas primeras horas de consciencia en las que se espera de mi que este activo y siendo productivo.

Sobra decir que odio las mañanas.

6 comments:

Anonymous said...

¡Vaya! Pasaba por casualidad a releer alguno de tus clásicos y veo que tienes nuevo post.

Bueno, yo sólo sufro media hora en la cama, entonces si me duermo fijo :P

Sivoli said...

No existe insomnio que resista un par de puñetas. Eso es una Ley.


De nada.

Gabriela Tovar said...
This comment has been removed by the author.
gaby said...

me pasó lo mismo que al anónimo y estoy de acuerdo con Sivoli

wait, what?

... sí, la otra cuenta... es mi otra cuenta

Calleja said...

Pffft

He tenido sesiones maratonicas de sexo y aun asi, exhausto, sudado y satisfecho.. no poder dormir en toda la noche.

Iluso, si crees que el metodo "2 puñetas" no lo explore a laaaaargo en la pubertad. No, no funciona. Mi insomnio es verdadero, no el no-insomnio de la gente que no puede dormir porq le duele la pancita.

Las Mil Puertas said...
This comment has been removed by the author.