17 November 2007

It Won't Be Long

Soy bien pinche complicado. Complicado, difícil, orgulloso, impulsivo, explosivo y cabrón. Tan pinche complicado que hace ya tiempo que me había hecho a la idea de que, por más monógama que fuera mi naturaleza, no iba a haber mujer alguna en la faz del planeta que me aguantara más de un par de años.

Ni yo a ella.

Porque, verán, las circunstancias que se tendrían que dar para que acabara yo con una sola mujer son estratosféricamente remotas... y a eso le tenemos que agregar las aún menos posibles probabilidades de que ya con esas circunstancias la mujer en cuestión cumpliera con todas esas características necesarias para que no sólo la aguante yo y ella a mi, si no que me atraiga la idea de despertar junto a una y una sola fémina por el resto de mi vida.

La vieja en cuestión tendría que, en primera, odiar el apio. No sólo disgustarle o serle equis, no... odiar el apio tanto como yo, que ni pensara en meterlo a la sopa de verduras u ofrecerlo como botana. Tendría que ser caliente, muy caliente, en el sentido sexual de la palabra... si algo soy yo es testosteronoso, y ésta hipotética tendría que no sólo aguantarme el ritmo, si no alcanzarme... no podría vivir yo con alguien que me esté deflectando mis avances de forma constante. Mi mujer ideal estaría contenta de espontáneamente y sin planeación previa coger salvajemente en la cocina.

Y tendría que ser inteligente, muy pinche inteligente. Sonará mamón pero mi particular estructura neurológica necesita de un estado mental que aguante mis desgloses y pendejadas, filosofadas y krangeadas, o acabaría no sólo volviéndose loca, si no yo aburriéndome. Mi mujer ideal es igual de o más necia que yo. Experta debatiendo, y buena para hacerme reír. Porque no debería ni de mencionar lo pinches importante de un buen sentido del humor, que entienda mis desbrayes, si, pero más que eso que me haga reír a mi. Que se saque pendejadas de la manga que el mismísimo Krang considera laugh-worthy y que se lleve conmigo casi como me llevaría con un amigo, de decirnos güey y mentarnos la madre sin hablar en serio.

Lo que me recuerda... para acabarla con lo mamón... mi mujer ideal es pocha. No sólo bilingüe español/inglés, si no pocha, como lo soy yo. Que no sólo entienda si no conteste mis verbos inventados conjugados que tome prestados del otro idioma.

Esta hipotética es fan de las películas... cinéfila de hueso colorado de esas que prefieren acurrucarse con un buen DVD y una buena película que salir "a bailar". Ah, pero bailar no es empedar, no señor. Mi mujer ideal es peda, pedisima, de las que prefiere salir a un bar o pub que al antro, y le encanta tomar y echar desmadre y va a comprar más cervezas cuando vea que el refri que comparte conmigo se está vaciando de ellas.

Le gustan las películas de Disney, y hay pocas cosas que le hacen reír tanto como Friends. Le encantan las películas basadas en comics y super héroes y me entiende cuando le explico como torrentear programas y películas... y puedo excitarla sólo con hablar... y ella a mi. Tiene unas piernas casi tan chingonas y bien formadas como las nalgas, y una mirada que se me queda pegada aún cuando no está.

Tiene partes de geek, de naca y de fresa, y se caga de risa con mis idioteces. ¿Mencioné ya que le encanta coger?

Ja, buena suerte, dicen ustedes, las mujeres así son tan raras como enredaderas en el desierto, como osos polares de color amarillo. Y lo sé... estoy al tanto, y es por eso que cuando llegue esta mujer no voy a pinches dejar que se vaya ni que se escape. Cuando esta horriblemente atractiva fémina se cruce en mi camino, no habrá persona ni circunstancia que me detenga... se chingó for good porque no me voy a ir a ningún lado.

Yo nomás digo.

9 comments:

Flor said...

jajajaja, parece que me describiste asi, exactamente a mi, te lo juro, hasta me sacaste de pedo. Asi exactamente soy yo... excepto por lo del apio que si me gusta, pero bleh, puedo vivir sin el..jeje

un abrazo futuro cónyugue

Anonymous said...

iba a hablar sobre el post, las mujeres y el alcohol...pero dije, veeergas!..

también querrías una mujer que pone cónyugue? CÓNYUGUE!?

Mel said...

Ya olvida todas tus condiciones y quedate con la conyugue!
se ve que es re buena onda

Triquis said...

Espero que la encuentres. Porque así como lo pones va a estar medio complicado...
Es que todo el mundo ama el apio...

saludos

Maria() said...

lo siento Flor, el papel de la fan loca ya lo tengo ocupado.

Cazador de Tatuajes said...

"se chingó for good porque no me voy a ir a ningún lado."

I used to think that too...pero es una ilusión mi estimado cocoliso

Yo soy ella said...

soy todo menos pocha, ahora se por que te divorciaste de mi. snif

Lilián said...

Ash, Calleja, y cuando despertaste el dinosaurio seguía ahí y te dijo: "Hue vos".

Por otra parte, antes de leer los comentarios, juré que no iba a faltar la PEN-DE-JA que dijera: "me describiste a mí, exactamente a mí". Sucede en todos los casos.

Hasta cuando yo puse que mi hombre ideal tenía la piel azul y cagaba oro.

Bueno, no.

Anonymous said...

yo si creo que se puede encontrar eso en una vieja, a final de cuentas creo que tanto ellas como nosotros buscamos lo mismo: sexo, inteligencia y amistad... todo lo demás es negociable

pelayo